Friday, May 8, 2009

No hay mal... o revisitando la ley de Parkinson.

Llevo 3 semanas sin conexión de internet en casa. Y, en vez de quejarrme, he vivido algo muy positivo, parecido a la época cuando hace ya 7-8 años me deshice de la tele en mi casa (sólo tengo el receptor de la TDT/tv analógica usb para el portátil).

Dejavu total. Muchas más horas para leer; más horas para dormir. Más concentración para trabajo conceptual (estoy con una colega de la facultad escribiendo un artículo hablando de ROI de social media y he avanzado más en las últimas 2 semanas que antes en 2 meses). Por supuesto, menos tuiteos y banalidades de facebook, menos RSS leidos... 

Es interesante. Si limitas un recurso - sólo me conecto desde la oficina en la Uni durante max. 2.5 horas diarias -  sacas mejores resultados (en términos absolutos, no sólo por hora). Y muy probablemente pasaría lo mismo en muchos casos si uno se propusiera trabajar menos horas diarias/semanales.

Habría que modificar aquella ley de Parkinson: "Work expands so as to fill the time available for its completion." a algo más fuerte: si trabajas (o navegas) demasiadas horas, tu productividad (utilidad) marginal es negativa, algo parecido a la curva de Laffer.

Pero, cuéntaselo mejor a tu jefe, seguro lo entenderá y te apoyará en tus esfuerzos de reducir la jornada y al mismo tiempo mejorar el sueldo :-))

7 comments:

  1. Yo muchas veces he pensado restringir Internet en la oficina a determinados bloques horarios. Una hora a primera hora, otra hora a medio día, y otra hora al final del día.

    O incluso menos... porque si dejas esas tres horas la gente las explotaría al máximo y solo navegaría.

    ReplyDelete
  2. Anonymous8/5/09 08:56

    pues yo dedico la primera hora y media de la mañana a lo que llamo mi " lectura virtual " lo que incluye noticias del sector, general y blogs.
    y luego dedico mi tiempo de comida a navegar y voy a intentar restringirlo para hacer mas deporte.

    Slds,

    Georges

    ReplyDelete
  3. La primera parte (la que merece la pena, en mi opinión) del libro de Tim Ferriss va precisamente sobre todo esto. Si no lo has leído, creo que te gustará.

    ReplyDelete
  4. Efectivamente, a mí me ha pasado igual. Entre el Iphone, el ordenador casa, el del despacho, y el portatil, tengo una multiconexión permenente que, muchas veces, afecta a tu organización del tiempo y tus prioridades...Supongo que ese será parte del secreto del exito de Twitter.

    ReplyDelete
  5. álvro, yo creo que la gracia es si descubren lo que les ayuda a ser más productivos ellos mismos; sólo así podrán internalizarlo.

    Como mucho les puedes ayudar a descubrirlo (un curso de GTD, libro de Tim Ferris u otro (porque como bien dice consultor anónimo, es un libro que tiene reflexiones interesantes y otras no tanto (para no ponerme a criticarlo a saco aquí).

    Las restricciones han de ser voluntarias (como lo hace Georges y Enrique), de lo contrario, sólo provocarán la sustitución de un mal hábito por otro, posiblemente peor.

    ReplyDelete
  6. Hola,
    Yo también, recientemente, he estado tres semanas sin conexión de Internet en casa. Entonces, antes de modificar la ley de Parkinson, decidí pasar a la acción y quejarme de manera convencedora. Internet volvió ese mismo día. Lo consideré como un entrenamiento, por si algún día nos dejan sin otro recurso más fundamental. Saludos,

    Luigi

    ReplyDelete
  7. ¡si señor, 'este es mi Marek, "less is more"!

    ReplyDelete

¿Estás de acuerdo? ¿O desacuerdo? ¿Algún comentario para mejorar el artículo?

Sólo se moderan los comentarios en los posts muy antiguos (por problema con comment spam.) El resto se publica inmediatamente.